Macondo no existe

“Macondo existe en la mirada perdida de quien lo lee por vez primera en un parque del corazón de Manhattan y quien lo cita de memoria en una taberna de Madrid, bajo buganvilias de Coyoacán y un raro aroma de Polonia. Macondo no existe para los necios que farden conocerlo sin atreverse a abrirle sus páginas y para quienes duden de que así pasen los siglos seguirá habiendo en el mundo quien vuele con sus historias y escriba iluminado por sus párrafos porque Macondo no existe… se lee.”

Extrait d’un bel article de Jorge F Hernández à lire dans El País

Laisser un commentaire